13 mar. 2011

Elige alegría

La alegría no pide nada de ti y te ofrece tanto a cambio. Dale lugar
ahora, y déjala que tire de ti hacia adelante.

La alegría no reclama que seas ingenuo o irracional ni que ignores
la realidad que te rodea. Simplemente ofrece inundar esa realidad
con una luz brillante y positiva.

La alegría no pide que le des nada y no exige condiciones u
obligaciones especiales. Deja que la alegría fluya de ti, y verás
cómo eleva todo aquello que toca.

La alegría es un don que no deja de dar. Acéptala con los brazos
abiertos y el corazón agradecido.

La alegría abre tus ojos a todo un mundo de nuevas oportunidades.
Te conecta con personas, lugares, cosas y situaciones que
pueden dar vida a un valor inmenso.

La alegría es tuya apenas decides que así sea. Decide permitir
que la alegría condimente este día y siente su enorme poder a
cada instante.



Y gracias a la vida que nos ha dado tanto y nunca permitas que nadie te robe tus sueños y siempre manten tu
enfoque y solo entonces alcanzaras tus metas
Publicar un comentario