13 mar. 2011

Elige la dirección

En toda situación, en todo encuentro, en todo momento hay energía a tu
disposición. Y puedes enfocar esa energía en cualquier cosa que decidas.

Es por eso que resulta posible, e incluso puede ser muy probable, que
una situación en principio trágica se convierta en una excelente
oportunidad. Una vez que la energía está fluyendo, puede
enfocarse en cualquier objetivo.

Aunque ciertamente requiere esfuerzo y compromiso, una enfermedad,
por ejemplo, puede convertirse en un trampolín hacia una salud mejor
aún. La injusticia puede transformarse a su vez en solidaridad y
compasión.

Una relación de fuerte enfrentamiento puede convertirse en una llena de
amor y respeto. El más acérrimo enemigo puede llegar a ser el mejor
de los
amigos.

La energía siempre está allí. Lo que hagas con ella y la manera en que
la enfoques puede marcar una enorme diferencia.

En la medida en que estés dispuesto a redirigir la energía de la vida en
pos de un propósito positivo, ningún resultado negativo resulta inevitable.
¿Qué energía puedes reencauzar hoy mismo?
Publicar un comentario