13 mar. 2011

Enfoca tu esperanza

Permite que la esperanza te anime a poner manos a la obra. No dejes
que reemplace a la acción.

Tener esperanza en tu corazón es más que tan sólo desear. Su fuerza
proviene del esfuerzo y el compromiso que inspira.

Puede darte una razón, cuando ninguna otra razón parezca tener sentido.
Puede hacer que lo imposible se haga realidad.

Pero para que la esperanza trabaje para ti, tú debes trabajar por ella. La
esperanza no es un viaje gratis, sino que se trata de un camino profundo
y apremiante a recorrer.

Haz el esfuerzo, lidia con los desafíos y la esperanza demostrará ser un
aliado indispensable. Agrega el fervor de tu esperanza a la efectividad de
tus acciones y tendrás una combinación de veras ganadora.

Enfoca tu esperanza en el más alto nivel que puedas llegar a imaginar.
Luego pon lo mejor que tengas para cuidar a fondo de ella.


Y gracias a la vida que nos ha dado tanto y no permitas que nadie te robe tus sueños y siempre mantente enfocado
Publicar un comentario